Rubén David Núñez: una pasión de camino a la Luna

Existen mentes que apuntan tan alto, que en ocasiones no les queda más remedio que aterrizar en la Luna. Y eso es lo que Rubén David Núñez, hijo de dominicanos y graduado del Colegio Bilingüe New Horizons, ha estado tratando de hacer durante los últimos ocho años.
Su pasión por el espacio empezó temprano, cuando Rubén, todavía un niño, les decía a todos que quería ser astronauta. A diferencia de las demás criaturas de su edad, que superan esta fase cuando los adultos con los que conviven los redirigen hacia carreras más aterrizadas, Rubén continuó diciendo que quería ser astronauta durante todos los años de su adolescencia, hasta que en el 2004, su pasión lo llevó a la Universidad de Florida Central, donde por supuesto, se inscribió en el programa de ingeniería aeroespacial.

A finales del 2007, con sólo 21 años, Rubén vio un anuncio que lo cautivó: Google anunciaba la puesta en marcha del “Google Lunar XPRIZE”, que buscaba incentivar a emprendedores a que diseñaran y manufacturaran un vehículo que pudiera aterrizar en la Luna, y que recorriera quinientos metros en la superficie lunar, transmitiendo imágenes y videos de regreso a la Tierra. Al primer equipo en lograr la hazaña, probando que el 90% de los fondos provinieran del sector privado, le serían otorgados veinte millones de dólares.

A diferencia del resto de los mortales, que mandarían un anuncio como este directo a sus bandejas de reciclaje, Rubén no pudo pensar en otra cosa durante los días y noches a venir. La sensación de que este anuncio le hablaba directamente a él lo invadió por completo, y después de mucho ponderar tomó la decisión que cambiaría su vida para siempre: formaría un equipo de ingenieros y se enfocaría en llevar a cabo la misión.

Para seguir leyendo Aquí

Regresar

Otros artículos