Tecnología Bitcoin apuesta a la transformación de la vida humana como medio de transferencia

Bitcoin, un realidad completamente desconocida para la mayoría de los dominicanos, donde hace tan solo unos años la sociedad inició un proceso de familiarización con los servicios de pago móvil y el uso de billetera móvil, aún incomprendida para unos cuantos, sin embargo, los beneficios del uso de las plataformas tecnológicas para la transferencia de valor financiero y social son cuantiosos.

Una moneda virtual, un sistema de pago o incluso “el internet de dinero”, como llaman los expertos del mundo de las finanzas, promete abundantes beneficios que van desde reducir las tasas pagadas por compradores y vendedores del comercio electrónico, sin intermediarios ni vinculación con cuentas bancarias, hasta enviar dinero a familiares en todas partes del mundo.

El premio Innovadores de América, celebrado recientemente en República Dominicana por la agencia Pages BBDO, dio la oportunidad a Emprende Dominicana de conocer a Diego Gutiérrez, pionero del desarrollo de la web en América Latina durante los años 90 y organizador de las primeras cuatro ediciones de la Conferencia Bitcoin Latinoamérica. En una corta, pero interesante conversación con el exitoso emprendedor, conocimos el poder de transformación social que representa la tecnología Bitcoin para el mundo innovador en el que vivimos.

Gutiérrez es un incansable amante de la tecnología. Durante muchos años estuvo buscado una nueva experiencia tecnológica con el mismo potencial de transformación que tuvo la web en su momento. Cuando finalmente se encuentra con el Bitcoin, le costó comprender que la plataforma no era solo una moneda, más allá que el simple concepto de medio de pago, era la posibilidad de construir lo que llama “la internet del valor”.

Su propósito, “transformar muchas dimensiones de la vida humana, de las democracias y la inclusión financiera, y cuando vi ese potencial decidí dedicar mi vida al Bitcoin. Pero como era una tecnología muy nueva, no estaba claro cómo trabajarla, qué hacer con ella y empecé a armar la comunidad Bitcoin de Argentina, e inmediatamente la comunidad Bitcoin en diferentes países de Latinoamérica, en una red que hoy tiene nueve países. Como consecuencia, decidimos armar la primera Conferencia Bitcoin latinoamericana, porque queríamos que la gente pudiera entender el potencial de la transformación como tecnología más allá de su uso como moneda”.

                                                                

Para muchos emprendedores, la idea de introducir al mercado un producto desconocido en la gente es un riesgo que no desean tomar. No es el caso de Diego, de ahí que tenemos mucho que aprender. Sin temor de lanzarse a introducir un nuevo concepto que las personas no podían comprender, le ha permitido en dos ocasiones experimentar, por encima del temor, que el poder del trabajo arduo, la educación y evangelización sobre las nuevas tecnologías, son excelentes prácticas que les permitieron tener éxito en sus emprendimiento.

“Lo que me quedó de todo el proceso es que en realidad cuando la tecnología es útil para la gente, la gente la adopta sin importar si la entiende. En lugar de enfocarme en pelear sobre los temores de la gente, lo que hice fue enfocarme en construir soluciones y aplicaciones que ayuden a la gente a entender la tecnología desde la vivencia, no desde lo conceptual”.

Al escuchar a Diego se puede comprender que “el valor del Bitcoin no es solamente monetario, ese valor puede representar un voto, el título de una propiedad, las acciones de una empresa, y eso es lo realmente interesante. El Bitcoin tiene valor como tecnología, más allá de su uso como moneda como medio de pago”.

Para Diego Gutiérrez, el Bitcoin no compite con el actual sistema financiero, sino que habilita una nueva manera de construir un mercado financiero más competitivo, de gobiernos más transparentes y sistema de inclusión financiera que hasta hoy no eran posibles. “Es más una plataforma abierta, donde se van a interconectar las redes privadas de transferencia de valor y donde la gente va a poder construir nuevos sistemas, más que competencia directa con algún nicho en particular.

En el caso de Argentina, una tecnología tan compleja como el Bitcoin, se inició difundiendo su uso a través de la construcción de una comunidad de emprendedores. Estos realizaban encuentros mensuales hasta que surgió la Conferencia Bitcoin Latinoamérica.

En dominicana, Diego considera que el Bitcoin puede aportar valor en el corto plazo. Cualquier persona con un celular inteligente puede descargar la billetera Bitcoin. Un caso relevante es el tema de las remesas, permitiendo que se envíen pequeños montos entre personas a cualquier parte del mundo con un costo de comisión casi cero.

“Los dominicanos fuera de República Dominicana y que quieren ayudar a sus familias aquí, pueden empezar a utilizar el Bitcoin como medio de transferencias y bajar los costos, porque los que salen a trabajar afuera y ayudar a su familia, cada peso que puedan enviar cuentan”.

Un consejo que Diego dejó claro para los emprendedores, es que “siempre el emprendimiento en áreas disruptivas es un camino de largos plazos, es un maratón no un spring. Tienen que ser paciente, tienen que construir soluciones que al usuario final les mejoren la vida y entender que un emprendimiento exitoso hay tres componentes. El primero una idea buena, el segundo perseverar, pero el otro componente que uno no tiene el control es el tiempo correcto”.

 

Regresar

Otros artículos